Review del crucero Norwegian Sun 12 días

Cualquiera que haya tomado cruceros en Miami y se haya detenido en esos cachalotes insípidos llamados “isla privada” sabrán apreciar el itinerario del NCL Sun: Cartagena, Aruba, Curacao, St. Maarten y St. Thomas.

El NCL Sun es un barco no tan nuevo, de tamaño mediano, con capacidad aproximada para 2000 pasajeros y 1000 tripulantes. Al igual que todos los otros Norwegian, el Sun ofrece un esquema de comidas flexibles, donde uno no tiene que comer siempre en la misma mesa con la misma gente a la misma hora. Hay un buffet principal y otros pequeños por la popa del deck 11 que van rotando horarios y propuestas. La comida es muy variada y se destacan gratamente las hamburguesas caseras, algunas preparaciones de pollo y tablas de quesos incluyendo Brie, Blue y Camembert. El NCL Sun ofrece también dos restaurantes gratuitos, el Four Seasons y el Eleven Seas. En estos restaurantes, el pasajero tiene un menú de tres pasos con varias opciones que va cambiando día a día. Por otro lado existe un código de vestimenta para proveer una experiencia algo más formal que en el buffet. La comida de los restaurantes es buena aunque en ocasiones llega tibia. Ambos restaurantes – Seven Seas y Four Seasons – se parece demasiado, salvo que uno pueda distinguir que esté en el deck 5 o en el 7. Además de los buffet y los restaurantes gratuitos, el NCL Sun tiene varias propuestas pagas: Le Bistró, Moderno Café, East meet West, Il Adagio, etc No pude probar todos así que me limito a mencionar la experiencia en Le Bistró. Con un cover charge de u$20 por persona, el ambiente, la atención y la calidad de la comida es terriblemente superior. Pude probar unos caracoles de entrada y un pato de plato principal con una preparación impecable. Entre las otras propuestas pagas, hay un restó donde cocinan al estilo Benihana que todas las noches estaba completo, de modo que se supone que también se comía muy bien ahí. Para el desayuno, de 7 a 10 recomiendo al Premium Continental Breakfast que toma lugar en Moderno Café. Ahí se pueden pedir eggs y pancakes a la orden, que son muy superiores a los servidos en el buffet. En cuanto a los dulces, salvo en los restaurantes de especialidades, el gusto es soso al punto en que todo parece fat free. Ni siquiera el helado se salva.

Además del esquema de comidas, NCL se destaca por su Kids Corner. El staff multicultural, la amplitud de horarios, la provisión de pagers para padres y la cantidad y calidad de actividades logran que esta propuesta sea una razón de peso para optar por NCL.

El staff de entretenimiento es impecable. Se destacan los cantantes, algunos bailarines y el show basado en clásicos de rock. Asimismo el standup y los shows del hipnotizador Terrence B. Hay además pianistas, guitarristas y cantantes muy buenos en los bares. Es imposible entender entonces como este crucero contrató una banda como Calypso para tocar en la pileta. El disfrute supuesto en la zona más popular del barco se torna una tortura con esta banda de mancos y sordos que ponen play a todo volumen sobre una base secuenciada en 1980 y asesinan temas de Bob Marley. A la hora de los aplausos, solo participan quienes supieron abusar de la promoción del bucket de cerveza.

El Free Duty tiene una gran selección de alcohol, tabaco, perfumes y artículos varios a buenos precios. La biblioteca tiene títulos en varios idiomas y un sistema de retiro sencillo y organizado. El gimnasio está muy bien equipado y hay muchas clases gratuitas, incluyendo estiramiento y abdominales todas las mañanas con un grado de participación inaudito para lo que muchos suponen un megarestaurante flotante. Lamentablemente la pista de running se encuentra en el Deck 6 y solo se permite utilizar a partir de las 8am. El casino del crucero posee tragamonedas, muchas mesas de Black Jack, ruleta electrónica y muchas promociones en horarios no tan populares como torneos de HoldEm. Se sirve ahí mismo ciertas comidas para asegurar que nadie deje de regalar dinero por un ataque de hambre.

Al igual que en otros cruceros, hay canilla libre de Dramamine. Sin embargo otras consultas médicas son tarifadas a más de u$100 así que recomiendo abordar el barco solo con una buena cobertura de reintegro.

En líneas generales, el crucero NCL Sun de 12 días por el Caribe es una opción muy interesante para todo aquel que desee conocer brevemente los más interesantes puntos del Caribe y experimentar una estadía que no llega a ser de ultralujo pero que no defrauda. Sus precios dependen de muchos factores pero en general es posible conseguir este crucero por u$500 por persona vía EasyClickTravel.

EasyClickTravel.com