Uber, el lado oscuro


Tuve ocasión de probar y reseñar Uber en Enero de 2015 para el blog #VamosAMiami de Infobae. En aquel entonces destaqué la facilidad de uso, el hecho de que no fuera necesario tener línea de teléfono activa en EEUU para pedir el móvil y por sobre todo el ahorro, que ahora es aún mayor a causa de Uberpool – donde se comparte el viaje – y el costo  – con otros pasajeros.

Desde entonces pude usar Uber en muchas ocasiones y a pesar de seguir teniendo una opinión muy favorable y de tener muchas expectativas por la implementación en Argentina y otros países de Latinoamérica, también pude encontrar algunos puntos oscuros que conviene conocer.

Penalidad por viaje cancelado

 

UberCancelacionViaje

Estás en la calle con tu familia, es un día de lluvia y llamás un Uber indicando la dirección exacta. El viaje es asignado a un conductor que está a menos de cinco cuadras. Esperás, esperás, esperás bajo la lluvia y ves en pantalla como el conductor – que no tiene capacitación profesional ni conocimiento de la zona –  da vueltas sin conseguir encontrarte, mientras ves pasar una multitud de taxis vacíos y mientras tu mujer ve en su Smartphone que hay otros Uber pasando por la cuadra.

¿Qué hacés? Cancelás el viaje y pedís otro Uber o bien te subís a un taxi. El problema es que Uber te cobra una tarifa de cancelación por más que no haya sido tu culpa.

Tarifa dinámica

UberPantallaSurcharge

Todos los usuarios en la región están aplaudiendo la llegada de Uber principalmente por el ahorro. No los culpo. A mí también me parece un buen motivo. Pero quizás no saben que así como Uber baja los precios, Uber sube los precios. Y no me refiero a una leve suba por tarifa noctura. ¿Cómo funciona el cambio de tarifa en Uber? Salís con tu familia para el combo de cena + cine y te parece que podrías ahorrarte el estacionamiento y las molestias del tráfico pidiendo un Uber. Lo pedís, sale barato, llegás, comés, vas al cine y cuando querés pedir el Uber de regreso, se te atraganta el Cheeseburguer porque sale casi nueve veces más caro. ¿Qué pasa? Hay mucha demanda en la zona y Uber decidió incrementar los precios para fomentar la aparición de más conductores. En este punto tenés dos opciones: 1. Esperar hasta las tres de la mañana a que bajen los precios 2. Rezar por que aparezca un taxi

Falta de privacidad/hostigamiento

Quizás pocos lo sepan, pero Uber permite al conductor comunicarse con el pasajero vía mensajes de texto y llamados. Esto tiene la función de coordinar si el punto de encuentro cambia o no es muy preciso. Pero también tiene el efecto no deseado de permitir que el conductor te hostigue si le cancelaste el viaje o te mande un sexting si le pareciste atractivo/a. Fueron divulgados casos concretos como en NY, donde un conductor de Uber le dijo por texto a una mujer llamada Alexandra Craigle que se merecía el cáncer por haberle cancelado el viaje.

Conclusiones

Resumiendo: sin tu responsabilidad te pueden cobrar por un viaje que no realizaste, ante mucha demanda el viaje te puede costar ocho veces más y algún conductor desequilibrado podría contactarte por texto o llamado… ¿hay que prohibir Uber? De ninguna manera. Pero tampoco hay que idealizar el servicio. Cuando seas usuario regular, te aseguro que más de una vez te va a seguir sirviendo subirte a un taxi amarillo, profesional, anónimo y con tarifa previsible.

Registrate en Uber con este link para obtener un primer viaje sin cargo.